viernes, 24 de septiembre de 2010

EL CUERPO : RECIPIENTE Y VEHÍCULO




Hoy... es EL CUERPO... el que parece empujar desde esa mente que lo escucha, lo observa... y nos habla de él. Estos últimos días venía a mi ese CUERPO... el mío y a la vez el de todos nosotros... como instrumento de acción, de comunicación, de crecimiento... de generosidad... de acercamiento... Un RECIPIENTE... UN VEHÍCULO... UN MUNDO... UN PUENTE... UN TEMPLO.

ESE CUERPO que nos encontramos un buen día que es el nuestro, como un acto de conciencia inicial, comprendo que no es ni nuestro... es un regalo, una creación de DIOS... por AMOR. Así pues, deduzco que si ÉL me ha creado -igual que a todos- llevamos su PRESENCIA DIVINA dentro de cada uno. Luego viene otra deducción...: debo pues cuidarlo, respetarlo, tomar CONCIENCIA de él... escuchar lo que necesita... lo que le duele... y reconducirlo a DIOS... EL ORIGEN. Y una manera básica es la ALIMENTACIÓN SANA.... NATURAL.

Aprender a LIBERAR toda tensión que no le pertenece... en la práctica de la relajación y en la vida diaria... AUTOOBSERVARLO... al caminar... al moverse... al respirar... todo ello para ir DESPERTANDO LA CONCIENCIA que a través de ese CUERPO va realizándose como algo significativo en verdad. Esa TOMA DE CONCIENCIA paulatinamente siento que nos abre por dentro... nos ayuda a ser más auténticos, más naturales, más sinceros... más íntegros. Es, creo, la consecuencia de la toma de contacto con nuestra IDENTIDAD... la que nos CREÓ... pues de esta manera uno va apartando esos velos que aunque aparentes y relativos, son creados por la proyección de ese falso yo. Todo ello parece de abecedario, pero resulta que vivimos tan enajenados en las obligaciones, trabajo... y tan condicionados por esa mente discursiva que me parece sentir que muchas veces no estamos AQUI, AHORA... en este CUERPO. Esa MENTE nos lleva al futuro, pasando por el pasado y creando cada vez una nueva película vital... Con ella tenemos faena... hay que educar esa mente para irle quitando poder y protagonismo... Y es aqui donde esas necesidades apremiantes que parece demanadar el cuerpo... vienen a menudo de esa mente salvaje... dispersa... descontrolada... caprichosa y cambiante.... ÁVIDA constantemente... dependiente de ese DESEO que no deja de elaborar ella misma para autogestionarse. ASÍ... CUERPO y MENTE debería ir de la MANO DE LA CONCIENCIA...de la ATENCIÓN.

ESE RECIPIENTE del AMOR DE DIOS Y DE SUS DONES Y CUALIDADES... debe ser cuidado, aunque con desapego a la vez, pues NO SOMOS ESE CUERPO ciertamente... pero DIOS nos la dado para ser bien utilizado. Cuando hay un orden corporal... uno se siente BIEN.

Y entonces ESE VEHÍCULO se puede manifestar digno, con una mente adiestrada. No se trata de una disciplina rígida y fría... Me refiero a aplicar una autoobservación y CONCIENCIA para que la SABIDURÍA que nos habita pueda FLORECER en nosotros... y así quitarle obstáculos. ESA SABIDURÍA DE DIOS es la que realmente nos transforma en ella misma... pues somos ESO. Pero hemos de reconducir ese CUERPO y esa MENTE... para dejar que ese ORDEN INTERNO se traduzca en equilibrio mental, corporal ... salud y ecuanimidad.

Y así...ESE RECIPIENTE DE DONES... que a la vez es VEHÍCULO de los mismos... deviene TEMPLO de CONCIENCIA...ESPIRITUAL. Pues esa CONCIENCIA irá penetrando esas capas internas... hasta allar LA LUZ... ESENCIA DE ELLA MISMA... DE TÚ Y DE MÍ.

Siento que ésta es la misión del ALMA... a través de nuestro CUERPO mortal... DEJARSE SEMBRAR Y CRECER POR EL ESPIRITU DE DIOS... vaciarnos... para ser llenados... y así dar lo mejor a los demás. Pues si ÉL no transforma nuestra MENTE Y CORAZÓN... ¿cómo vamos a hacer nada con autenticidad... si no es desde SU VERDAD?

SU VERDAD... siempre presente... ESA PRESENCIA que nos da la VIDA... terrena y espiritual... QUE NOS SIGNIFICA COMO HIJOS SUYOS... debe ser a través de nuestro CUERPO, RECONOCIDA, VENERADA... RENDIDOS i RECONDUCIDOS A ELLA... desde ESE SILENCIO DE LA MENTE Y DEL CORAZÓN... y ENTONCES, hermanos y amigos... nuestros días brillarán aunque llueva... pues es SU PRESENCIA EN NUESTRO CUERPO... ILUMINARÁ CADA INSTANTE DE CONCIENCIA.

Y ESA LLUVIA, SERÁ... LLUVIA DE BENDICIONES.

7 comentarios:

  1. El cochero y el carruaje...
    El Templo de la Divinidad.
    Ojala llegara el día en que todos tomáramos verdadera conciencia de nuestro Templo, que también se alimenta de pensamientos, y en algunos casos son mas destructivos que la comida "chatarra".

    Gracias querida Carmen por ésta Joya.

    ResponderEliminar
  2. Sí, querida Carmen, debemos ser la Divina Lámpara que refleje la Luz. La deificación humilde que se da y ofrece, sin otro fin que el acto de darse.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, querida Adriana... de acuerdo que esa ignorancia de la cual se alimenta nuestra mente, es el peor alimento para nuestro ser.

    Que nuestro Alimento sea SU PRESENCIA, LA DE CRISTO, LA DEL ESPÍRITU... para nuestra Alma hambrienta de VERDAD.

    Un vitamínico Abrazo, querida Adri... ¡y propício Fin de semana!

    ResponderEliminar
  4. Hola querido Javier... darse y ofrecerse a DIOS... y desde ese gesto interno... ofrecer lo mejor a los demás.

    Un beso y un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Saludos,

    El escuchar la queda voz de Dios en nuestro interior, fluir en armonía cuerpo, espíritu a través del alma, recibiendo con amor y fe, poco a poco esa suave guía.

    Sin anular cuerpo o espíritu, agradeciendo por sus vehículos, acordes sinfonías.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenida, Claudia...
    Si...somos sus hijos... vehículos... y al sentir Su Presencia en nuestro interior...¿cómo lo podríamos olvidar?

    Su Amor nos sana la Mente...El corazón... el cuerpo... y el Alma. ÉL es es verdadero Sanador en Espíritu.

    ResponderEliminar
  7. El cuerpo, bendito sea... el es nuestro templo, el vehículo que nos sirve de transporte para nuestra andadur personal y espiritual. A el le debemos extremo cuidado y cariño a través de la ternura y la exigéncia, a respetarlo para que está siempre en buena salud.
    El cuerpo es como dices un bello regalo del Universo, de el salen todas las partículas que emanan a todo lugar.


    Gracias.

    ResponderEliminar