CONCIENCIA DEL ETERNO INSTANTE

CONCIENCIA DEL ETERNO INSTANTE
LO REAL ES INVISIBLE A NUESTROS OJOS

lunes, 14 de noviembre de 2011

CENTRARSE EN EL DESCENTRAMIENTO



                           Hace algún tiempo fui absorbida por ese TAO... me preguntaréis cómo? pero no tengo respuesta. Podría deciros que fue después de que una Pseudomona quisiese quedarse conmigo... podría ser que gracias a esa bacteria tóxica... pudiese oír la llamada de esa invisible y visible Realidad a la vez... pues es cierto que el sufrimiento nos enseña, nos apunta direcciones -aunque sea sin teléfonos-... nos muestra señales... en definitiva... dicen que aprendemos por sufrimiento o por necesidad. Yo creo que acogí las dos causas... pues esa necesidad vital de unificación, de ampliar la conciencia, de percibir esa conexión con la creación... de experimentar ese nivel orgánico y sutil a la vez... de esa sincronía con la naturaleza... vive en mi como semilla que hace paso para crecer.... un aspecto de esa necesidad que éstas tienen de percibir y ser alimentadas por la Luz... del sol. Así, sufrimiento y necesidad se dieron la mano en ese tramo de la calle vital, un período desgastado por una etapa anterior de frenesí profesional.

                         Y hoy, vienen a mi esas dos palabras...CENTRAMIENTO Y DESCENTRAMIENTO, como dos caras de una misma realidad interna.
                         Si... vivir centrados en nosotros mismos puede sonar fatal... parece implicar egoísmo, egolatría, narcisismo... pero ese CENTRAMIENTO del que hablamos hoy  apunta a la mente... y al Corazón Interno. Yo diría que ... a ver  si acierto a decirlo... es una experiencia de claridad, de discernimiento, de concentración de esa mente en ese espacio de Sabiduría que abarca nuestro Corazón. Podéis seguramente recordar ese SABOR. Después de una sesión de Meditación, esa Mente puede comprender ese punto cero, ese punto virgen... de donde emana una gran lucidez, más allá de esa razón estricta, de ese nivel del pensamiento discursivo, de ese intelecto ávido, inquieto, pedante y orgulloso de sí mismo. Si procuramos practicar la Meditación, entrenar esa mente salvaje y reconducirla junto a esas emociones cambiantes... se drena nuestro subconsciente de manera que vamos saboreando ese fondo de quietud, de gran Paz, de claridad y discernimiento, de lucidez... que nos mantienen CENTRADOS... en nosotros -somos capaces de observar qué nos sucede, cómo nos comportamos, qué nos mueve...- y a la vez de percibir mejor la realidad externa, los demás, los contextos diferentes llenos de contrastes y riesgos con que cada dia nos enfrentamos. Ese CENTRO nos va dando una referencia de fortaleza, de fuerza interna, de Gran Confianza en nosotros, pero más al´´a incluso de nosotros... en el UNIVERSO... EN LA FUENTE DE TODO BIEN.

                      CENTRARNOS nos  ayuda  ESTAR CENTRADOS como ese fondo que nos acompaña en cada momento, pase lo que pase... que nos genera un espacio de actuación... nuestro espacio. Y és a la vez... un espacio de Protección, pues desde ese CENTRO INTERNO la sabiduría puede abrirse paso, y éste es la máxima protección que podemos experimentar, que podemos realizar.

                     Y asi... desde ese esencial CENTRAMIENTO podemos vivir DESCENTRADOS... como ese TAO que nos muestra los rostros del YIN Y EL YANG... complementarios en todo ser y en toda la creación... como ese HACER SIN HACER. Ese DESCENTRAMIENTO nos permite percibir desde el CENTRO esa  realidad  relativa de forma más directa, más desprendida, más entregadamente... pue sene se CENTRO la Realidad Absoluta tiene su misteriosa morada.Por eso, cuando podemos percibir esa conexión interna... sentimos una gran liberación, pues desde esa mente concentrada, sentimos que somos liberados de ese ego ilusorio, el cual la utiliza como campo de batalla y acción... como escenario exclusivo para ir desenvolviendo las mil películas aprendidas y por aprender. Nos regala invitaciones a diario para acudir a sus pantallas... y si es posible, desempeñar sus papeles infinitos saturados de guiones artificiales.

                  Y aqui ya voy terminando... en ese principio de tarde, gris denso, casi metálico, bañado de agua que parece interminable. Paragüas... para mi próxima Sesión de Meditación, ya veo que hoy no podré dejarlo en casa... aunque en medio de mis compañeros de clase... les  vuelva a recordar que el mejor paragüas para toda tormentta mental y emocional es esa experiencia única que les ofrecerá la diligente práctica.... reconduciendo esa mente desbocada por el camino de en medio... allí... donde se crea la cruz... ese punto interno donde el Cielo y la Tierra son UNO.... en cada uno.

8 comentarios:

  1. muy interesante, gracias por compartirlo
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio... gracias por pasarte. Compartir ese ese nivel de igualdad que nos acerca a los demás... un aspecto al menos.

    Un abrazo! y buena semana!

    ResponderEliminar
  3. Particularmente interesante Carmen.

    Creo que "discernir" es la llave maestra para actuar.

    Siempre me alegra visitarte

    Cariños.

    ResponderEliminar
  4. Hola querida Adri.... siempre me alegra verte por aqui... luego te visito...

    Discernir... ojalá siempre pudieramos acceder a nuestra lucidez...

    Besos, guapa...

    ResponderEliminar
  5. Gracias.
    Realmente es así,
    en el silencio se descubre el centro y el punto para la auténtica concentración.



    Una abraçada.

    ResponderEliminar
  6. Si... y desde ese punto virgen...desde ese punto cero... nos sentimos desprendidos de toda ilusión de lo que creíamos ser.

    La experiencia de ese fondo es lo que nos muestra nuestra verdadera Faz.

    Una abraçada també!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartir!!

    Recibe un relajante y cálido abrazo!
    Beatriz

    ResponderEliminar
  8. Gracias... siento esa relajación...

    Un beso de vuelta, Beatriz!

    ResponderEliminar